martes, 5 de febrero de 2008

Dos impotencias se saludan

No, un servidor no viajó a Sprinfield. Este particular encuentro con Homero se dio en la puerta de un bar de San Telmo.



Lo curioso es que los extranjeros que visitaban el barrio no dejaron de sacarse fotos con el prototipo del patriarca de Mr. Simpson. ¿Triunfo del capitalismo? ¡Naaaa!

1 comentario:

Alejandro the wyvern dijo...

que buena foto yo una vez me saque una foto con beeves y butt-head