lunes, 17 de septiembre de 2007

Filmatrón en el Malba


Sábado 15 de septiembre, medianoche. En la sala de cine del Museo Argentino y Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) se estrena Filmatron, el más flamante opus de Farsa Producciones. Si bien ya escribí al respecto varios posteos atrás, conviene refrescar la memoria. Oriunda de Haedo, Farsa es una productora archiultramegaindependiente, que supo darnos maravillas como los largometrajes Plaga Zombie y su secuela, Zona Mutante; Nunca Asistas a Este Tipo de Fiestas, además de toneladas de videoclips para las bandas Árbol, Kapanga, Bahiano y Miranda.
Filmatrón, su película más ambiciosa, ganadora del Premio del Público en el último Bafici, narra las peripecias de un grupo de jóvenes cineastas tratando en una sociedad donde está prohibido filmar cosas extravagantes.
Falta como una hora para el comienzo de la proyección —que hace unos días debió suspenderse por el incendio de unas instalaciones del museo—, y el publico ya se agolpa en el hall. Los miembros fundadores de Farsa están allí: Pablo Pares (guionista y director de Filmatrón), Hernán Sáez, Walter “Gaita” Cornás, Sebastián “Berta” Muñíz y Paulo Soria, más el DF Diego Echave y la estupenda directora de arte Gisella Toledo Chiqui. Pululan entre el gentío, saludan, ríen. Se los ve eufóricos. Entre los futuros espectadores pueden reconocerse a figuras del under local: Axel Kustchevasky y Luis Luchessi, director y ex jefe de redacción, respectivamente, de la revista La Cosa (dicho sea de paso, en la peli hay cameos de varios de sus redactores, todos más expresivos que un cacho de pared); el periodista y guionista Sebastián “Mr. R” Rotstein, el promotor Elvis Pereyra. Tampoco faltan los actores Joaquín Furriel, Paola Krum y Julio Chávez —a quienes un servidor no imaginaba en un contexto así—, y Esteban Prol, que participa en el film.
Tras una divertida intro por parte de Berta y Soria caracterizados como presentadores gays, arranca la proyección. Para empezar, el corto Los living Dead, a cargo de César Barragou y Max Scheider. A continuación llega el trailer de la mencionada Nunca Asistas...: NUNCA MÁS Asistas a Este tipo de Fiestas. Hay sangre, muertes... Prometedor.
Y después, sí, el opus mágnum Farsesco. Luchas, persecuciones, situaciones escatológicas, la siempre hermosísima Laura Azcurra, pero, además, un claro mensaje: Filmar. Filmar sin importar los inconvenientes.
El público responde. Ríe, pone cara de asco (una chica tragándose su propio vómito no es algo muy lindo de ver), aplaude, se burla de los conocidos que aparecen como extras.
Termina la proyección. Aplausos interminables. El público sale de la sala. En el hall, todos felicitamos al equipo Farsa. Entre la multitud, y dos horas tarde, aparece Diego Curubeto. Sin duda, el Charly García de los periodistas de cine. Si se lo cruzan, jamás podrán olvidarlo.
De pronto entra un comando de chicas armadas con ametralladoras de juguete. Una de ellas lleva una torta a medio comer... ¿con forma de miembro viril masculino? Buscan a Parés, que, al igual que el resto de los presentes, rechaza una porción.
Son casi las 3 AM. Afuera, llovizna y hace frío. De todas maneras, pinta para ir a alguna fiesta. Se consideran varias opciones, hasta que el grupo decide ir a una casa en San Juan y Pichincha. Se forman varios subgrupos para ir en vehículo. Quien redacta estas líneas viaja con Chiqui y dos amigos en el auto del estupendo Sebastián Cabrera, otrora compañero en la escuela de cine y novio de Chiqui. Durante el viaje se charlaron de temas tan profundos como Bailando/Patinando por un Sueño.
(Recordar los lomos de la mayoría de esos gatos le impiden a uno vomitar).
Al llegar, una de las chicas dice saber de buena fuente que Tinelli tiene un hijo secreto con Marixa Balli (¡¿?!).
En la casa de San Juan y Pichincha se celebra esas fiestas de casa abandonada, con gente apretujándose en espacios reducidos, bebiendo cerveza de litro en vasos de plástico, música ochentosa y buena onda en general. Excelente.
Los Farsa festejan, ríen, se abrazan a sus chicas. Este humilde redactor conoció a Esteban Rojas, representante chileno de la productora, que viene de colaborar con los también trasandinos Nicolás “Promedio Rojo” López y Jorge “Sangre Eterna” Olguín.
Y es en medio de este clima tan ameno, tan victorioso (¡Ni siquiera faltó "La isla del sol", un clásico de los viajes de egresado!) , que termina esta pequeña crónica.

Filmatron será proyectada durante el resto de septiembre en el Malba, los viernes y los sábados a la medianoche.
Para conocer más de farsa, pueden meterse en http://www.farsaproducciones.com.ar/

3 comentarios:

Cesar dijo...

Me han llamado de muchas formas a lo largo de mis 29 años. "che!, eh vos!, ptss!" pero "..." (puntos suspensivos?), jamas. En fin supongo que para todo hay una primera vez.

Cesar H. Barrangou, Alias: los tres puntos, alias: punto, punto, punto.

Michifus dijo...

César: acabo de reparar en el error. ¡Mil disculpas! Tu corto es espectacular. Me divertí mucho.
En la revista virtual Axolotl publicaré una notita sobre el último Rojo Sangre. Ahí tu nombre aparece escrito.

M.

Cesar dijo...

Me alegro mucho que te haya gustado! Saludos y exitos!