viernes, 19 de diciembre de 2008

Función doble

Por fin estrenaron dos de las películas más prometedoras del año (o de los últimos años): Planet terror y RocknRolla.
La semana anterior, mi amigo Darío sugirió hacer un doblete Guy Ritchie-Robert Rodríguez. Gran idea.
El lunes 15 por la tarde nos encontramos en los cines del Abasto, uno de los pocos complejos de cines en donde proyectaban las dos películas. Gracias a unos tickets con descuento 2x1 abaratamos el precio de las entradas.
Primero tocó ver RocknRolla. Nos ubicamos en los asientos más cercanos a la pantalla de una sala chica pero buena. Darío estaba emocionado: fanático de Ritchie, era la primera vez que vería en el cine un film dirigido por el ex de Madonna. A mí también cabe la obra del tipo. Eso sí, ni Darío ni yo vamos a defender esa bosta protagonizada por la reina del pop y otrora mujer.
Las luces se pagaron. Comenzaron las propagandas y los trailers. Uno de ellos, el de Planet terror.

Al separarse, Guy Ritchie se liberó de la maldición de Madonna (en el mundo del cine, Madonna es yeta, ¿o nunca lo notaron?). Al menos eso parece, ya que con RocknRolla el director regresó a las fuentes: al igual que en Juegos, trampas y dos armas humeantes y Snatch-cerdos y diamantes, vuelve a contar otra historia de gangsters de poca monta enredados en situaciones violentas y humorísticas con toques postmodernos. En este caso, todo parte de unas propiedades en Londres. Hay mucho dinero en juego y todos los criminales –desde los más insignificantes hasta los más poderosos- planean agarrar una porción de la torta. En el medio, un cuadro de la buena suerte, una rockstar ultra falopera, más personajes inolvidables y quilombo a granel.
Los resultados son más que satisfactorios. Es cierto que la cantidad de personajes es bestial, pero no logra marear al espectador. Como en toda peli de Ritchie, la banda sonora te parte el cráneo. Esta vez podemos escuchar desde los actuales The Hives hasta música más retro por parte de bandas de la talla de The clash y Flash and the Pan.
Geniales los actores más conocidos –Gerard Butler, Tom Wilkinson, Thandie Newton- y la de los no tan célebres, como Mark Strong, inglés descendiente de italianos que suele interpretar a gente de otras etnias, como en Red de mentiras; el grosísimo Jeremy Piven, el rapero Ludacris, Jimi Mistri, Tobi Kebbell, el checo Karel Roden... Pero igual uno extrañaba la presencia de Jason Statham, Vinnie Jones y hasta de Alan Ford (el Brick Top de Snatch). Tal vez aparezcan en la continuación, ya que la idea del director es hacer una trilogía. Veremos.

Después de la primera peli de la tarde, y al tiempo que no dejamos de comentar lo buena que estaba, Darío y yo subimos al patio de comidas. También tenía a mano vales para McDonald’s y Burguer King. Descubrí a tiempo que los de Burguer habían vencido hacía dos meses. En aquel mismo lugar nos encontramos con Rodo, un gran amigo y blogger de Espacio cinefílico. No nos veíamos desde el Festival de Mar del Plata. Él también venía de ver RocknRolla, pero no lo vimos porque entró en la sala durante los trailers y se sentó atrás. En pocos minutos hablamos de lo nuevo de Ritchie (no le gustó), de Planet terror (también le fascinó), de Ridley Scott, de los estrenos más esperados de 2009 y también más cosas que ahora no recuerdo. Enseguida se tuvo que ir. Que tenga Felices Fiestas.
Darío y yo enfilamos al McDonald’s de la planta baja , ya que ahí el menú era más amplio. Recién en ese momento dije que el miércoles es mi cumpleaños. Para celebrar, pedimos dos hamburguesas cuarto de libra de queso, gaseosas medianas y unas papas fritas. Debimos comer rápido, ya que miramos los relojes de nuestros celulares y advertimos que quedaban veinte minutos para Planet terror. Darío no se cansaba de elogiar. “Vas a querer verla otra vez”, acotó. Hacemos buen tiempo y llegamos minutitos antes de la proyección de Film Suez y de los trailers.

Admito que yo era uno de los pocos mortales que había resistido la tentación de bajarse Planet... por la computadora. Inconscientemente debí saber que la estrenarían en cines. Cada ser humano medianamente freak o cinéfilo me hablaba maravillas de la película de Robert Rodríguez. Por supuesto, y sabía toda la historia, que muchos de ustedes también conocen, seguro: a Rodríguez y su amigote Quentin Tarantino se les ocurrió filmar homenajes a aquellas películas exploitation que en los ’70 se veían en salas con doble función, conocidas como Grindhouse. De hecho, así se llamó el proyecto que abarcaba la obra de RR y Death proof, largometraje dirigido por QT (a ese sí lo vi. Más adelante escribiré al respecto). Como en USA le fue mal, en el resto del mundo se estrenaron por separado, por lo que se pierde la intención original del dúo de cineastas, que incluían trailers hiper salvajes –de películas inexistentes- a cargo de Rodríguez, Eli Roth y Rob Zombie, entre otros. Muchos de esos falsos avances pueden verse en la web. El más memorable es el de Machete, con el magnánimo Danny Trejo. Dicen que la peli quizá se haga.
Volvamos a Planet terror.
Los habitantes de un pueblito yanqui quedan contaminados por un extraño gas liberado en una base militar. Los síntomas: supuración de pus por todo el cuerpo, estado de zombificación y hambre de carne humana. Un grupo de almas es inmune a la infección, por lo que deberán unirse para sobrevivir. Algunos de los principales (anti) héroes: El Wray (Freddy Rodríguez, que acá se consagra), un cowboy moderno armado hasta la cabeza; Cherry (Rose McGowan), una bailarina a go-go, que, con una pierna menos, combate contra los monstruos y se come la película; Dakota (Marley Shelton), enfermera experta en el uso de agujas, y Abby (Naveen Andrews, el de Lost que parecía terrorista), un científico que gusta de coleccionar los testículos a sus rivales. Por el lado de los malos se destaca Josh Brolin como un sádico médico que, una vez contagiado, se convierte en algo peor. El bueno de Josh hace poco interpretó a un ser todavía más peligrosos y desagradable: George W. Bush en el biopic dirigido por Oliver Stone (oootro bicho que no cae bien). Tampoco olvidemos a Bruce Willis en el rol de un coronel ambicioso ni a Tarantino como un milico violador fanático de Ava Gardner.
Los comentarios positivos de quienes me rodean estaban justificados. Planet terror es un delirante y entretenido carnaval de sangre, tripas y violencia exagerada. La estética roñosa y vieja impresa por Rodríguez funciona perfectamente, incluyendo el momento en el que se pierde un rollo y la historia salta a otra cosa. Es como ver un comic en movimiento. Además, y siguiendo la tendencia de QT, RR se da el gusto de resucitar a grandes actores olvidados, como Michael Biehn, Jeff Fahey y hasta Carlos Gallardo, el Mariachi original. Ah, el veterano de los FX gore Tom Savini también anda por ahí.
Puede notarse el uso de la computadora, pero muy pocas veces y sin llamar la atención. Después, todos efectos más artesanales.
En definitiva, cine puro y sin pretensiones. Una vez más: gracias, Robert Rodríguez. Y ahora sé por qué te cautivó Rose McGowan.

Cuando Darío y yo salimos a la calle, todavía hay sol y una temperatura de más de 30º. Fue una buena jornada de películas. Hay que repetirla. Por ahora, a volver a mi casa y a mi vida de siempre.
Los dejo con unas fotos.


Entradas para RocknRolla. Fuera de foco, pero...

Tickets para Planet terror.

Créditos finales de la peli de Guy Ritchie.

Poster de Planet, junto a la sala.

2 comentarios:

Flor dijo...

Tranqui Michifus, no sos el único, yo también resistí la tentación de verla en la compu y ahora podré disfrutar del encanto y la maravilla de verla por primera vez en pantalla grande.
Los últimos serán los primeros, dice el refrán...
Saludos!

Patetico Hombrecillo dijo...

Jajajajaja. Gracias Sr por siempre tenerme en cuenta en sus cronicas. Declaro que mas alla de la desilucion de Rockandrolla espero con ansias Sherlock Holmes, su proximo proyecto. Confio en la inteligencia de su escritor y auguro que su ingenio pronto retornara con mejores resultados. Ademas confio en el ingenio de Robert Downey Jr para sacar adelante un personaje muy diferente a el (excepto en la parte de las drogas). De acuerdo con que Mark Strong es un actor increible. Fue lo mejor del elenco de Red de Mentiras y no voy muy lejos que esta entre los mejores de Rockandrolla (junto con el pibe que interpreta al hijo de Wilkinson, y al propio Wilkinson, siempre soberbio)
Sin embargo, como ya te dije, esperaba un guion mas ingenioso y divertido.
Con respecto a Planet Terror, no puedo agregar nada mas. Solo que espero que el viejo Cine Electric (Monumental ahora ) se anime a dar Planet Terror y Death Proof como si fuera una funcion de Gridhouse. Tengo ganas de verlas de vuelta, a pesar de que las tengo en mi DVD CLUB en Zona 1.

Bueno, Sr Matias. Espero que la haya pasado bien en su cumpleaños (al mejor estilo Creepshow imagino) y le deseo a usted tambien, unas felices fiestas.