lunes, 14 de abril de 2008

Más y más Bafici

Sábado 12.
Ni el frío otoñal doblega a los cinéfilos: todos corren de una sala a otra. Saben que, como indican los carteles, una vez que la función arranca, nadie más puede ingresar (claro, eso no siempre se cumplió, por suerte para quienes llegaban tarde).
Mi primera parada: Abasto, a eso de las 10:15. Help me Eros, film que integra la competencia internacional, es la típica orientalada arty para ultra fanáticos. Dirigida por Lee Kang Sheng, actor fetiche de Tsai Ming-liang, nos presenta una galería de personajes en proceso de autodestrucción. En el medio, marihuana, sexo en distintas posturas, travestismo, tendencias suicidas, planos fijos y gordas nadando con anguilas (¡!).
Vi la peli Cynthia Sabat, mi ex jefa en Haciendo Cine, a quien le encantó. Y, es una fanática desesperada de esa clase de cine. Un servidor no se considera fan, pero respeta el material y hasta logra encontrarle elementos positivos.
También en el Hoyts, una delicia. Val Lewton: the man in the shadows es un completísimo y riguroso análisis de los films que el productor Vladimir “Val” Lewton creó durante los años 40 para la división B de la RKO. Bajo su batuta salieron genialidades como La marca de la pantera y Yo dormí con un zombie, que se exhibe en el festival. Películas de terror atípicas, en donde la amenaza era más sugerida que mostrada. Kent Jones, prestigioso crítico y responsable del asunto, se hizo presente en la función, y respondió a las preguntas del público. No tuve nada muy importante para preguntar, pero saqué fotos. Eso sí: ¿cómo habrá hecho para que Martin Scorsese, quien narra el documental, hablara tan pausado?
En la función de Val Lewton... también aproveché para reencontrarme con Fabián Sancho y con Daniel, un especialista en comics al que no veía hace años. Buena gente.
Pasé la tarde en la reunión de La Abadía de Carfax, donde leímos algunos cuentos que integrarán la segunda antología y merendamos a lo grande. Yo lo tomé como desayuno, almuerzo, merienda y cena.
A eso de las 20 hs, de vuelta al cine.
Todavía amargado por haberme quedado sin entradas para las funciones de Mala noche en la Lugones, pude conseguir para The walker, lo nuevo de Paul Schrader, en el Atlas Santa Fe 1.
Y no me arrepentí.
Primero, pude reencontrarme con más ex colega de Haciendo Cine —los talentosos Juan Schmidt y Fernando Milsztajn, la correctora Lorena Tcach, Fede Pintos y Aliana Álvarez Pacheco—, y con el hipercinéfilo José Luis De Lorenzo, de Chak Films.
¿Y la película? ESPECTACULAR. Schrader hace casi todas bien, pero The walker está entre sus obras maestras. La historia se centra en Carter (el brillante Woody Harrelson), un acompañante de esposas de políticos yanquis. Carter es homosexual y vive con el estigma de ser descendiente de tipos muy poderosos en Washington DC. Pero su vida se pone realmente jodida cuando se ve involucrado en el asesinato del amante de una clienta.
Una vez más, queda claro que Paul Schrader es el cineasta americano que filma al estilo europeo. Esta maravilla en particular remite al Schrader de Gigoló americano, tal vez su mujer y más famosa obra. Esta vez, el otrora guionista de Taxi driver saca a la luz las miserias de los altos mandos del gobierno.
Y la actuación de Woody Harrelson hubiera merecido una nominación al Oscar. ¡Qué grosso el tipo! Junto con la de Larry Flint, esta es la actuación de su vida.
Lo acompañan Kristin Scott Thomas, Lily Tomlin, el siempre subvalorado Ned Beatty, la indestructible Lauren Bacall, Moritz Bleibtreu (actor alemán increíblemente parecido a Jorge Rial, no lo nieguen) y hay un a aparición especial de Willem Dafoe (¡me dijeron que anda por Palermo!).
¡Uy, cómo me colgué hablando de esta joyita!
Bueno, espero volver pronto a las salas del Bafici. Todavía queda mucho por ver.

Cynthia pidiendo el desayuno antes de la función de Help me Eros.

Kent Jones (el más viejo) tiene la palabra. Junto a él, los traductores. ¿Se los ve?

José Luis De Lorenzo posa junto al afiche de Persépolis.

Juan Schmidt y Fernando Milsztajn recordaron viejos tiempos.

Lorena no quiso poner la cara. Es un poco tímida.

Silvia Romero, un amigo cinéfilo y Fabián Sancho, antes de mi partida.

No, yo no saqué esta foto. Es Woody Harrelson en la piel de Carter, protagonista de The Walker.

3 comentarios:

Sathya dijo...

Que lindo tu blog Matías, te felicito!!! Es estimulando contagiarse de tu espíritu cinéfilo! Y que lindo ver a tantos amigos, como Laucha, Fer, Juan!!

besos
Sigue así, M.O., groso blogger
Me voy a robar mi foto ehhh!

Anónimo dijo...

POR FAVOR MAS COMENTARIOS DEL BAFICI , MAS HISTORIAS , ESTE ULTIMO POST LEERLO FUE UNA DELICIA,. NO ESTOY PUDIENDO IR AL BAFICI PERO TUS RELATOS ME HACEN SOÑAR CON ESTAR AHI
GRACIAS.

EL ODIANTE dijo...

Che, ese Woody Harrelson también escribía en HAciendo Cine? Le veo cara conocida.