jueves, 5 de febrero de 2009

Missing children


Si alguna vez cae en mis manos una pata del mono como la del célebre cuento de W. W. Jacobs (estupendamente parodiado en aquel capítulo de Los Simpson), ya sé muy bien qué pedir: dinero, un harén de mujeres espectaculares, un cine propio... y que Clint Eastwood no se muera nunca.
Cada vez filma mejor, el tipo. Uno de los pocos narradores que todavía se preocupa por las historias y los personajes. Como suelo decir, esto es casi anormal y milagroso en estos tiempos saturados de FX digitales. Y, para alegría de los fanáticos, parece que ahora sigue con la costumbre de entrenar dos películas casi al mismo tiempo. En los últimos meses aparecieron El sustituto y, sobre todo, Gran Torino, dos nuevas muestras de su talento.
Hoy concentrémonos en El sustituto.
Estamos a fines de los años ’20 y Chris Collins (una Angelina Jolie irreconocible por lo contenida y vulnerable), como muchas mujeres en esa época, no la tiene fácil. Ella mucho menos, ya que es madre soltera que debe dejar solo a su hijo para ir a trabajar. Una tarde, de regreso a casa, el niño brilla por su ausencia. Tampoco se lo ve en la vereda, ni en el barrio, ni el todo Los Ángeles. Desesperada, Chris acude a la policía, quienes al principio no le llevan el apunte y, meses después, le avisan que el desaparecido ha sido localizado. La sufrida madre corre a recibir a su vástago... que resulta ser otro infante. “No es mi hijo”, dice la mujer, pero los supuestos representantes de la ley insisten en que sí lo es. Pero Chris no se detendrá hasta recuperar lo suyo, sin importar las nefastas acciones de policías y políticos corruptos. El reverendo Gustav Briegleb (John Malkovich) la acompañará en su cruzada.
El sustituto está basada en un hecho real y muy terrible, que muestra el desprecio por las mujeres y la pudrición gobernante entre los altos mandos del Poder (todos hombres, obvio). La acción transcurre a comienzos del siglo XX, pero mucho de lo que se proyecta en la pantalla sigue sucediendo en la actualidad. No está a la altura de grandes obras del viejo Clint, como Los imperdonables y Río místico, pero tiene sus méritos. Para empezar, Angelina Jolie en un papel que le puede dar otro Oscar (aunque capaz que se lo den a Kate Winslet). La reconstrucción histórica es impecable, y el guión –a pesar de que en un punto agarra por caminos bastante extraños, que incluyen asesinos seriales- funciona como una maquinita.
¿Quiénes más Clint Eastwood? En el post que viene (y que después queda arriba de este).

3 comentarios:

Alejandro the Basilisk dijo...

si señor, las de clint son peliculas que en el futuro los estudiantes de cine veran junto a as de Bergman y Hitchcock

saludos

Firulo dijo...

Lamento disentir. Respeto a Clint y su talento, pero el sustituto me parecio una reverenda merde excelentemente filmada.

Parece como si aprovechara que es una historia real para justificar personajes tan idiotas como el que hace angelina (oscar? lo unico que hace es llorar casi) y malos tan malos como los policias corruptos, que mas que personas parecen villanos de comics.

Lo unico que me gusto es la actuacion del asesino de niños y la fotografia. El resto me dio impotencia y ganas de zamarrear a los personajes para que reaccionen y actuen como personas normales.

Jorge - cinenovedades dijo...

Coincido absolutamente. Peliculón con todas las letras. Clint Eastwood es hoy por hoy uno de los cineastas que mejor sabe narrar cine, y en "El Sustituto" lo demuestra con creces. Excelentemente filmada, muy pero muy bien narrada y con una actuación de Angelina Jolie que me ha sorprendido de principio a fin. Para ver una y otra vez.
Saludos!