lunes, 18 de mayo de 2009

Una noche en el museo 2


Tras el sorpresivo golazo que en 2006 fue Una noche en el museo, la segunda parte se veía venir. Pero si la novedad de aquella película –los objetos del Museo de Nueva York cobran vida gracias a una tabla de origen egipcio-- ya quedó atrás, ¿cómo mantener el interés?
Luego de trabajar como guardia en el lugar del título, Larry Daley (Ben Stiller) se convierte en un importante empresario gracias a inventos como la linterna que brilla en la oscuridad. De tan aburguesado, casi no visita ni a Teddy Roosevelt (Robin Williams) ni al resto de esa loca pandilla. Por un tema de “modernización”, nuestros amiguitos son mudados... al subsuelo del Museo Smithsoniano, en Washington DC. Las piezas del Smithsoniano también empiezan a andar de acá para allá, y una de ellas, el Faraón Kahmunrah (un grande, Hank Azzaria) planea quedarse con la tabla mágica para invocar a unos nada amigables guerreros de las Tinieblas. Larry cuelga el traje y corre a solucionar el problemita.
A diferencia de la primera parte, Una noche en el museo 2 transcurre, justamente, en una sola noche, lo que le da un ritmo que no para nunca. Esta vez Larry tiene una nueva compañera de aventuras: Amelia Earhart (Amy Adams, la princesa de Encantada), la primera mujer piloto en cruzar el Océano Atlántico. Entre una cosa y otra, Amelia le ayudará a recuperar la adrenalina que el tipo había perdido. Otros de los personajes nuevos: un gigantesco Abraham Lincoln (Hank Azzaria otra vez), unos diminutos Einsteins cabezones, un calamar monstruoso pero bonachón. Por el lado de los villanos aparece, por ejemplo, Iván el Terrible, interpretado por el semiolvidado comediante Christopher Guest. Por si no lo recuerdan, Guest, Michael McKean y Harry Shearer formaron el grupo musical ficticio Spinal Tap, inmortalizado en aquel falso documental dirigido por Rob Reiner. Además, Christopher (peso pesado del viejo Saturday Night Live) está casado con Jaime Lee Curtis. ¡Quiero ser como vos, capo!
Volviendo a la película, tampoco falta parte del elenco anterior, uno más groso que el otro: Owen Wilson, Steve Coogan, Ricky Gervais. Detrás de cámara también se mantuvo el equipo estable, encabezado por el director Shawn Levy. Este canadiense viene a ser el nuevo Chris Columbus: dirigió comedias con niños, como Más barato por docena, y ahora las dos partes de Una Noche..., producidas por el verdadero Chris Columbus.
Nadia la va a pasar mal durante los poco más de 100 minutos de film: los chicos reirán de los chistes físicos, y los adultos se divertirán con las parodias de personajes --y acontecimientos-- históricos.
Para ir palpitando las Vacaciones de Invierno. Bah, ya ni sé cuándo empiezan.

3 comentarios:

Esteban Decker dijo...

un poco de comedia para ir al cine uju!!! espero q' este buena.
Sobre lo q' comentas de spinal Tap, la otra vez la vi en el cable nunca la habia visto completa, pense q' era una peli tipo biografica como la q' dirigio Oliver Stone,, The Doors. Crei q' el grupo el grupo existia. Hasta q' lei en la internerd q' era mas falso.
Te olvidastes q' el groso de Hank Azzaria estuvo casado con Helen Hunt de la serie "Loco por ti"



Saludos

ED!

Jorge - cinenovedades dijo...

Recuerdo que me divirtió bastante la primera cinta, y por lo que dices esta continuación no se queda atrás. No soy fana de Ben Stiller, pero reconozco que el muchacho tiene lo suyo, y me gustó muchísimo lo que hizo con "Tropic Thunder".
Saludos!

Luciano dijo...

Que linda es Amy Adams!