viernes, 10 de octubre de 2008

Espejito, espejito


Seguro ya habrán usado ese título, pero tengo el cerebro bastante quemado y no se me ocurre otro.
Junto con nombres como Eli Roth, Neil Marshall y Rob Zombie, el director francés Alexandre Aja es una de las revelaciones del género de terror en lo que va de este siglo. Gracias a él, ver una película de miedo volvió a ser una experiencia aterradora. Su propuesta consiste en un horror puro, directo, imparable y sin estupideces. Si no, chequeen Alta tensión y El despertar del Diablo, una remake superior a la original, La colina de los ojos malditos, a cargo de Wes Craven.
Espejos siniestros es el título de su nueva creación.
Ben (Kiefer Sutherland), un atormentado ex policía, acepta el puesto de guardia nocturno de un shopping cerrado. Como el lugar fue escenario de un terrible incendio, parece una gigantesca cripta plagada de sombras, maniquíes y cantidad innumerable de espejos. Espejos grandes, resistentes... y con vida propia.
El film no está a la altura de las dos mencionadas obras, es cierto, pero Aja logra momentos de susto y de desesperación muy logrados. No hay duda de que el tipo tiene un ojo especial para plasmar situaciones escalofriantes. Basta con recordar cómo termina la hermana de Ben en la bañera de su propia casa, o los últimos quince minutos de película. No dan ganas de estar cerca de espejos ni de nada que produzca reflejos.
En cuanto a su esperado próximo opus, Aja no se aleja de las remakes. Empezó con El despertar..., le siguió Espejos siniestros (es la versión yanqui del film coreano Into the mirror) y dentro de poco le tocará Piraña, refrito de aquel pequeño hit dirigido por Joe Dante.
Las remakes cansan... pero, bueno, Alex, confiamos en vos.

2 comentarios:

HORROR INDEPENDIENTE dijo...

Podemos subir tu corto "MICHIFUS" a nuestro blog?gracias
www.horrorindependiente.blogspot.com

Andrés dijo...

Ajá la tiene re clara, como vos bien decís es uno de los directores que volvió al terror puro y duro.
Hasta ahora viene bien, esperemos que no defraude con Pirania.

Salu2!